GANANDO AL SÍNDROME POSTVACACIONAL

Asimilar que llegó el fin de las vacaciones requiere como mínimo entre 1 y 2 semanas de adaptación. Y es que después de aquellos maravillosos días de verano es fácil caer en el pesado síndrome postvacacional.


Bajar de las nubes y aparcar todos los pensamientos nostálgicos sobre las vacaciones nos puede ayudar ¿pero que otras cosas podemos hacer?



Establecer nuevos proyectos laborales: Ponernos metas que nos hagan avanzar y establecer objetivos de aprendizaje


Darnos lujos vacacionales cada día: Mantener esos hábitos que nos dan vida (Desayunar fuera, leer, pasear, salir a bailar..)


Organizar nuestro tiempo libre: establecer un horario de entre 30 min a 2 horas de ocio al día.


Escapadas a corto plazo: Buscar salidas cercanas y tangibles que nos ilusionen la semana.


Recuperar los hábitos de salud: Volver a los horarios de sueño. Y establecer una rutina de alimentación y ejercicio físico.


Adelante, empieza la cuenta atrás para las próximas vacaciones!!



Entradas destacadas
Entradas recientes